¿Por qué nadie lee mi contenido?

Lo veo en todas partes. Escritores, músicos y creadores de contenido, tratando de encontrar desesperadamente formas rápidas de atraer grandes cantidades de tráfico a su trabajo, explorando minuciosamente el internet en busca de “hacks” de marketing que hagan que su contenido mediocre se convierta en algo viral de la noche a la mañana.

No funciona.

A los catorce años, con cuatro de mis mejores amigos nos reunimos en un estudio con nuestros instrumentos, nos apuramos en escribir tantas canciones como pudimos, lanzamos nuestro primer álbum como banda y esperamos impacientes a que nuestra base de fans creciera.

Sin embargo, nadie, para nuestro absoluto asombro, estaba ni remotamente interesado en escuchar nuestra música, ni en que tocáramos en sus shows, ni en ficharnos por su sello discográfico, sin importar cuánto tiempo pasáramos tratando de hacer publicidad.

Y a los dieciséis años recuerdo haber escrito un artículo a medias sobre la consciencia, un tema del que no sabía casi nada. Solo sabía que todo el mundo hablaba de él. Lo publiqué y me senté a esperar, totalmente desconcertado por el hecho de que no atrajo a nadie. Ningún lector. Cero.

¿Por qué fallé en ambos casos?

La respuesta es obvia. El problema no era que yo era malo haciendo marketing, que la industria estaba demasiado saturada o que necesitaba promocionarme más en las redes sociales.

El problema era que yo, como muchos otros, no era lo suficientemente bueno.

La verdad que nadie quiere escuchar

Nadie quiere que le digan que no son lo suficientemente buenos, pero si estamos buscando formas de aumentar nuestra visibilidad, y eso es todo lo que estamos haciendo para impulsar nuestro progreso, estamos asumiendo que ya somos lo mejor que podemos llegar a ser.

Si lo único que nos queda por hacer es atraer lectores, nuestro contenido debe ser bastante bueno. Porque si no lo fuese, estaríamos demasiado ocupados en hacerlo mejor y no preocupándonos por el marketing.

El problema es que todos estamos demasiado concentrados en tratar de encontrar fórmulas rápidas y fáciles para el éxito – maneras de “hackear” el sistema y construir una audiencia de forma instantánea. Queremos saber cómo escribir artículos que aporten grandes cantidades de visitas, “me gusta” y opiniones.

Miramos a gigantes como Seth Godin y Peter Rojas y tratamos de replicar lo que están haciendo, deseando desesperadamente que nuestros intentos inútiles de copiar, robar y plagiar nos den las visitas y opiniones que tan desesperadamente estamos buscando.

Estamos buscando el secreto del éxito. Y el secreto es que no hay ningún secreto. Así no es como funciona esta industria.

¿Crees que Seth se sentó en el escritorio de su casa todo el día como un principiante, escuchando podcasts y leyendo conversaciones de Reddit sobre cómo triunfar? ¿O crees que Peter empezó copiando lo que todos los demás estaban haciendo, escribiendo títulos “clickbait” en un intento de engañar a la gente para que leyera su contenido?

Por supuesto que no.

Practicaron y practicaron, escribiendo artículos y leyendo las obras de los grandes hasta que dominaron su arte – y ahora tienen un público enorme no porque hayan descifrado algún código o descubierto un algoritmo, sino porque su escritura es fenomenal y la gente lo quiere leer.

Y aquí estamos, al principio de nuestra carrera, ocupados buscando hacks, memorizando algoritmos y pagando para promocionarnos en las redes sociales en vez de tratar de mejorar nuestra escritura.

Pero si nuestro contenido es un asco, ¿qué sentido tiene intentar que la gente lo lea?

Podemos atraer a la gente a nuestro sitio, pero una vez que son arrastrados a leer nuestra escritura por medio de títulos “clickbait” y marketing demasiado agresivo en las redes sociales, a menos que les guste lo que están leyendo, no se van a quedar mucho tiempo.

Mantén los ojos en la pelota

Si tus artículos no están recibiendo ninguna visita, tus mensajes no están recibiendo críticas y nadie está respondiendo a tu contenido, ¿significa que necesitas mejorar en marketing? ¿Significa que no estás siendo lo suficientemente agresivo? ¿Has malinterpretado el algoritmo?

Cuando intentamos hacernos un nombre como escritores, es fácil ser impacientes. Es más fácil publicar contenido ahora y tratar de hacer que explote en vez de trabajar arduamente para perfeccionar nuestro oficio y ver cómo genera su propio tráfico, recibiendo el compromiso sincero de lectores apasionados y personas a las que realmente les gusta el trabajo que realizamos.

Nos estamos obsesionando demasiado con la generación de tráfico como para poder convertirnos en mejores escritores. Nos estamos ahogando en un mar de mediocridad, casi todos los autores publican un contenido dolorosamente malo y tratan incansablemente de promocionarlo.

La respuesta no es marketing. Necesitas aprender a hacerlo mejor.

Al principio, en el intermedio y en el final, ese debe ser tu enfoque principal. Por supuesto – continúa promocionándote en línea y maximiza tus contactos promocionando tu contenido, pero mantén la mirada en la pelota. Nada de eso es más importante que dominar lo que haces.

Porque cuando a la gente le encanta tu contenido, el contenido hecho a partir del trabajo duro, la perseverancia y el compromiso absoluto de perfeccionar tus habilidades, ellos responderán a él. Te regalarán su tiempo y le dirán a sus amigos que eres alguien que lo merece.

Te apoyarán como escritor, no porque los engañaste usando “clickbait”, no porque se tropezaron con tu historia patrocinada en Instagram, y ciertamente no porque le robaste el trabajo original a otra persona.

Te apoyarán porque les gusta el trabajo que haces. Eso es todo. Y esto aplica en cualquier contexto.

Sea más inteligente en su crecimiento

Suscríbete para recibir mis artículos que te ayudarán a crear el máximo valor con tu marketing.

Cero spam y puedes darte de baja cuando quieras.